Nuevas tendencias en alimentación

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | diciembre 28th, 2019

Condicionantes actuales de la elección de alimentos

Parafraseando la célebre escena de La verbena de la Paloma “hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad” (1) podríamos transformarla en que los tiempos adelantan que es una barbaridad. Aunque realmente los tiempos, en cuanto a nivel nutricional se refieren, llevan progresando y evolucionando desde la época del hombre primitivo; pero es realmente en estas últimas décadas, con la irrupción de las nuevas tecnologías, tanto de conservación, como culinarias y de elaboración de los alimentos, cuando se ha producido una gran revolución en la forma de aportar nutrientes al organismo humano.

Los cambios culturales y demográficos que se han producido en las sociedades occidentales desde los años cincuenta, han provocado como consecuencia una transformación en los paradigmas de la vida cotidiana de las personas que en ellas habitan. Recuerdo que en los años setenta, en una ciudad no tan pequeña como podría ser Zaragoza, tanto mi Padre como mis Hermanos y yo acudíamos todos los días a comer a casa. Mi Madre no trabajaba fuera de casa, era lo que entonces podríamos llamar, un ama de casa al uso, y entre sus funciones principales estaba la de adquirir, casi diariamente los alimentos en el mercado y procesarlos y cocinarlos después, para que su familia los comiese, a la hora del mediodía, reunidos en torno a la mesa de su cuarto de estar.

Por aquellas épocas quizás los alimentos más “tecnológicos” eran las conservas, bien en latas de aluminio o bien en botes de cristal. No se encontraban, o era muy escasa aun,  la disponibilidad de los llamados platos precocinados. A lo sumo podíamos encontrar en algunos supermercados o colmados provistos de arcón congelador de una limitada variedad de congelados como croquetas o empanadillas; pero la educación y las creencias que se tenía por entonces a nivel culinario, imponía que no había nada comparable a una bechamel elaborada a fuego lento y en la sartén, con las adecuadas dosis de cariño de una madre.

Pero dos cambios fundamentales en el modo de vida de la sociedad española desde los años setentas hasta ahora han modificado sustancialmente los hábitos alimenticios de muchos conciudadanos. La incorporación de la mujer al ámbito laboral fuera de su hogar y la progresiva inmigración desde los pequeños núcleos urbanos o rurales a las grandes capitales -que han provocado que las distancias a recorrer entre el domicilio hasta el lugar de trabajo sean cada vez más largas- ha ocasionado que sea mucho más difícil acudir al domicilio a mediodía a comer una comida casera. Como consecuencia de todo ello han ido surgiendo, en la industria alimentaria, alternativas para facilitar a los usuarios su necesidad de nutrirse.

El auge de las comidas precocinadas o pre-elaboradas ha sido posible gracias al desarrollo de dos aspectos técnicos imprescindibles para la alimentación de hoy en día, por un lado la tecnología del congelado y del refrigerado; y por otro la de los envasados y su relación con la conservación y salubridad de los alimentos.

Paralelamente a ello y siempre que surge una nueva actividad que influye en la salud de los seres humanos, fue preciso promulgar una legislación que regulase todos los aspectos concernientes al consumo de este tipo de elaboraciones alimenticias. Como consecuencia de ello se promulgó el real decreto 3484/2000 de 29 de diciembre por el que se establecían las normas de higiene para la elaboración, distribución y comercio de comidas preparadas.

En dicho real decreto se establecen las reglas pertinentes en 14 artículos legislativos.  En ellos se tratan aspectos como el de las definiciones; las condiciones que deben reunir  los establecimientos para que puedan dispensar dicha comida preparada; igualmente las condiciones de las máquinas expendedoras que pueden facilitar estos alimentos; los requisitos que deben cumplir las comidas preparadas; sus condiciones de almacenamiento, conservación, transporte y venta; aspectos relativos al envasado y al etiquetado; los controles que deben llevar las empresas fabricantes para detectar alteraciones peligrosas para la salud y el consumo humanos; y el régimen sancionador que se aplicará en caso de incumplimientos a ésta ley.

Con esta legislación se pretende proteger a los consumidores de escándalos que puedan comprometer su salud o incluso su cultura alimentaria como por ejemplo ocurrió con el affaire del uso de la carne de caballo en determinadas preparaciones culinarias que se colaron en Europa durante el año 2013.

Bibliografía

 

–  (1) De la Vega, Ricardo. La Verbena de la Paloma (sainete lírico en un acto) Madrid. 1894. Página 2 [internet]. Disponible en:

https://lazarzuela.webcindario.com/ARGUM_PDF/LAVERBENADELAPALOMA.pdf

– Real Decreto 3484/2000, de 29 de diciembre, por el que se establecen las normas de higiene para la elaboración, distribución y comercio de comidas preparadas. BOE (Boletín oficial del Estado) número 11,  12 de Enero de 2001, Referencia: BOE-A-2001-809 [Consultado 27 de enero de 2019] Disponible en:

https://www.boe.es/buscar/pdf/2001/BOE-A-2001-809-consolidado.pdf

– Redacción. Irlanda lleva a Bruselas el escándalo de la carne de caballo en platos precocinados. La Vanguardia 13/02/2013 08:00  Disponible en:

https://www.lavanguardia.com/vida/20130213/54366667718/escandalo-carne-caballo-bruselas.html